miércoles, 25 de abril de 2012

EL DIABLO ADENTRO


Con el diablo adentro (Devil Inside, 2012)
Director: William Brent Bell (“Sobreviviendo”, Stay Alive, 2006)
Con: Fernanda Andrade (Isabella Rossi), Simon Quaterman (Padre Ben Rawlings), Evan Helmuth (Padre David Keane), Suzan Crowley (María Rossi), Bonnie Morgan (Rosa).
Guión: William Brent Bell y Matthew Peterman
Edición: William Brent Bell y Tim Mirkovich
Duración: 83’
Fecha de estreno en Montevideo: 9/3/2012

Otro falso documental de género terror en las carteleras de cine, un subgénero que ya está aburriendo (tanto o más que el 3D); desde que alguien redescubrió la vieja fórmula, utilizada en el viejo cine italiano.

En 1980, el director Ruggero Deodato sorprendió al mundo con su filme “Holocausto canibal” (Cannibal Holocaust, 1980), donde narraba una historia en la que, unos productores televisivos junto a un antropólogo, encontraban unas grabaciones realizadas por reporteros en el Amazonas. A modo documental se veía en esas grabaciones como los jóvenes periodistas mutilaban una tortuga, cortaban una rata al medio, le disparaban en la cabeza a un cerdo, cortaban una araña y a una serpiente a la mitad con un machete. Pero también visitaban una tribu, donde apuntándoles con armas de fuegos, encierran a alguno de ellos en una choza que luego incendian y violan a una indígena virgen que luego es empalada. Finalmente los miembros de la tribu matan cruelmente a estos
reporteros.
Este filme causó conmoción en varios países, incluyendo a Italia. Deodato tuvo que enfrentar varios juicios por el asesinato de sus protagonistas, ya que – por contrato – los actores no podían volver a aparecer en ningún filme hasta pasado el primer año de estrenado el filme. Luego de llevar a los actores al estrado, pudo salir libre de esos cargos.
Pero este fue el primero de una larga serie de falsos documentales de terror, en el que podemos contar “El proyecto Blair Witch” (The Blair Witch Project, 1999) - quien relanzó este subgénero -, a pesar que ya habían habido otros intentos con filmes como “Secuestro extraterrestre” (Alien Abduction: Incident in Lake Country, 1998) o “The Last Broadcast” (1998).
Entre la lista de falsos documentales podemos contar la serie de “Actividad paranormal” (Paranormal Activity, 2007), “Rec” (2007), “Apollo 18” (2011) o “El último exorcismo” (The Last Exorcism, 2010), donde ya se trataba el tema de los exorcistas, aunque mostrándolos como fraudulentos.
De todas formas hay buenos filmes dentro de este formato, como la reciente “Poder sin límites” (Chronicle, 2012), la española “Rec” o la noruega “Troll Hunter” (Trolljegeren, 2010), que de forma original sigue la vida de un cazador de Trolls.

En “Con el diablo adentro”, bajo el falso aspecto de un documental se cuenta la historia de Isabella, quien quiere descubrir la verdad sobre lo ocurrido 25 años atrás con su madre. En 1987 ella asesinó a dos curas y una monja, cuando estos le practicaban un exorcismo.
Su hija irá a Italia, donde permanece internada su madre, para – con la ayuda de dos jóvenes exorcistas no apoyados por el Vaticano – liberarla de lo que la aqueja (ya sea algo mental o una posesión).
La historia por momentos interesa, pero los efectismos terminan desarmando el trabajo del director, dejando a los espectadores con un gusto amargo (en sus bolsillos, más que nada). No hay suspenso, ya que es bastante previsible todo lo que sucede, por lo menos para aquellos que acostumbramos a ver cine de terror. El final tampoco es lo esperado, logrando no redondear la peli sino hundirla aún más.
El filme necesita de bastante ayuda divina para poder ser recordado, incluso, dentro de un subgénero que supo ser original, pero que ya da muestras de agotamiento.